Posted by: dompaso | May 29, 2011

Una cuestión de agradecimiento.

Ya os he contado más veces, que mi padre fue actor y que en memoria de él tengo algo que contaros.

Cuando mi padre cumplió la edad de jubilarse, era de los primeros que podían llegar a cobrar una jubilación. Pues anteriormente no podían gozar de ese privilegio.

Pero, había un pero, para poder cobrar dicha pensión tenían que trabajar los dos años últimos anteriores a su jubilación. Cosa casi imposible en esa profesión, pues los contratos duraban lo que una obra estuviera en cartel y luego venia estar buscando otro contrato, y en esos años no existía el paro.

Para suerte de mi padre y de otros actores mayores de los que voy a omitir los nombres, por respeto.

Alberto Closas (padre) aclaro lo de que era el padre por que los jóvenes igual nada más conocen al hijo. Los contrato a mi padre y a los otros dos actores antes citados, por tres temporadas seguidas. Con la obra “Una muchachita de Valladolid”.

Las temporadas teatrales no eran años consecutivos si no desde el sábado de Gloria (antes no era el domingo de Gloria si no el sábado) que eran los estrenos teatrales hasta la llegada del verano si la obra tenia éxito se volvía reponer. Por consiguiente en esas temporadas no reunían el haber cotizado los dos años enteros.

Pero aquí esta la grandeza de este gran actor y mejor persona. A los tres actores entre los que se encontraba mi padre, les abono de su bolsillo la cotización de los días que les faltaban para que pudieran cobrar la pensión, por otra parte merecida pues los tres habían trabajado toda su vida.

Alberto Closas, tenia un genio muy fuerte pero un gran corazón, os contare otro detalle que le honra.

En el teatro de La Comedia existían camerinos en la misma planta del escenario y en el piso de arriba Había más camerinos. Todas las compañías que por allí pasaban, los primeros actores tenían siempre los camerinos en la planta cerca del escenario  más cómodos y espaciosos. Cuando estaba su compañía, los actores de más edad usaban los camerinos antes mencionados, para no tener que subir y bajar escaleras.

Hubo una primera actriz que protesto, diciendo que a ella la correspondía el camerino de la planta baja, a lo cual contesto Alberto Closas que él era el primer actor y director y empresario de la compañía y se vestía arriba y que los actores mayores se habían ganado ese privilegio y otros más sobre todo, el respeto de los más jóvenes.

Tuvo entonces, la susodicha actriz que bajar la cabeza y subirse al camerino de arriba (Por cierto la actriz era malísima). Con esto que os he contado quiero rendir un homenaje a D. Alberto Closas

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: